Síguenos
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • Instagram Social Icon

©  2018 Programa Centralidad de la Niñez. Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM

  • PCN

Más ecuménicos que nunca




El Movimiento con la Niñez y la Juventud se une a la caminata Huellas de Ternura, lo que significa que gran parte del mundo cristiano evangélico en América Latina y el Caribe se anota a esta gran causa, cuyo centro son los niños y las niñas.


Es importante recordar que El Movimiento con la Niñez y la Juventud, es una iniciativa que busca movilizar a las iglesias e instituciones cristianas en América Latina y El Caribe para promover su compromiso con el desarrollo y la protección integral de la niñez y juventud, en busca de una vida plena.


Nace como una propuesta de transformación en el Cuarto Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE IV) en Quito, Ecuador, en el año 2000. Está integrado por diversas organizaciones regionales, entre ellas: Compasion Internacional, Cristo para la Ciudad Internacional, Claves Uruguay, Viva de América Latina, Tearfund, World Vision, Paz y Esperanza, Unión Bautista Latinoamericana.


Desde Chile y más allá

La participación del Movimiento con la Niñez y la Juventud consistirá en el nombramiento de un punto focal o enlace en cada país que represente al Movimiento, especialmente en los países de Sur América (Chile y Argentina), donde entrará con paso firme en mayo y junio.


En este sentido, este representante reciba la inducción necesaria y proponga actividades en el marco de la caminata adaptándolas a sus contextos y realidades.


Además durante la caminata «Huellas de Ternura» estará ofreciendo un taller formativo de Multiplicadores de escuela de ternura a cargo de World Vision, cada país dispondrá de cupos distribuidos entre los socios, por lo cual será indispensable que el punto focal del MNJ coordine con el equipo la asignación de estos cupos y sean garantes de llevar estos talleres a sus espacios.


Nodos de trabajo


Asimismo, en la capital de cada país habrá una marcha, actividad ecuménica, culto de la ternura, eucaristía de la ternura o actividad afín, por ello será importante coordinar con las iglesias, diócesis y demás entes para organizar una concentración de este tipo. Las alianzas son indispensables para alcanzar los objetivos, esto incluye el trabajo coordinado con las organizaciones socias del programa.


Más allá de las actividades formativas y de movilización social en sí, lo que esta iniciativa busca es que nuestras organizaciones en cada país puedan posteriormente conformar nodos o equipos de trabajo y diseñen estrategias en conjunto y colaborativas para fortalecer a la niñez desde el trabajo pastoral.

9 vistas