Síguenos
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • Instagram Social Icon

©  2018 Programa Centralidad de la Niñez. Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM

  • PCN

Crianza con Ternura: Un camino para construir una cultura de paz

Macaela Díaz- Conferencia Episcopal Boliviana


La Dra. Anna Christine Grellert, Asesora Regional en Desarrollo de la Niñez para World Visión América Latina y El Caribe, expuso la mañana el pasado 29 de marzo, en la ciudad de La Paz el tema: Crianza con Ternura, un camino para construir una cultura de paz.


En un breve resumen la Dra. Grellert explicó que esta propuesta de una “Crianza con Ternura”, nace a partir de una consulta  a  padres de hoy sobre su experiencia de ternura, donde se pudo ver que las historias de las personas concretas de las comunidades de América Latina, contaban historias de ternura que estaban marcadas por el temor y el sufrimiento, es decir que, las historias hicieron que la mirada de la institución cambiara la manera de proceder y le diera mayor importancia al “Trabajo de restauración”.


Según los datos de los distintos trabajos que se realizaron en la “Crianza con Ternura” entre 60 a 80 por ciento de las personas sufrieron negligencia o violencia en igual proporción que dijeron que eran amados y atendidos en la salud. “La misma familia que hiere, es la que ama” aseguró la experta, agregando que “El amor estaba herido”, y ahí entra la TERNURA como la buena noticia y una propuesta para amar y no dar cabida a la violencia, una crianza que reconoce que la vida es vulnerable y debe ser tratada con cuidado.


La “Crianza con Ternura”, propone sanar para ser liberado de heridas y no repetirlas en la vida de los niños y niñas que tanto amamos “transformar el amor en un amor tierno”, aseguró Grellert.


Desafíos que enfrenta la Crianza con Ternura


En este punto la Dra. Anna, plantea cuatro desafíos que se pueden superar:


Ideológicos, fuerza bruta de las armas, guerras, enfrentamientos en espacios públicos, una ideología sostenida por una cultura patriarcal que nos a deshumanizado al punto de volvernos agresivos, “es una de las cosas que vamos a tener que tratar”, expresó.


Estigmas,  como el que la Ternura es feminizada (solo las mujeres son tiernas),  infantilizada (solo a los niños hay que tratarlos con ternura) y privatizada (la ternura solo se demuestra en casa). La Dra. Grellert, nos asegura que la Ternura es una condición humana, que es parte del niño que nace hasta del adulto mayor, invitando a vencer estos estigmas.


Llevar la ternura a un espacio público, la Dra. Anna propone construir espacios de concertación, diálogo y solidaridad, creando una cultura de convivencia en las escuelas, asambleas, iglesias. Sacando la ternura del espacio privado y llevarlo a un espacio público.


La naturalización de nuestro sufrimiento, “tener la oportunidad, el derecho ante la salud de poder trabajar ese sufrimiento para ver la manera en que me relaciono con migo mismo, con el prójimo e incluso con mi enemigo. Poder dimensionar y tener un sistema de salud pública que se hace cargo del sufrimiento humano, no sólo físico, sino también emocional y vivencial”, sugirió: “Asumir la epidemia de sufrimiento y de la adversidad vivida en la niñez y ser una respuesta contundente de detección temprana de esas vulnerabilidades y a partir de ahí, ofertar oportunidades de restauración como un derecho para los niños y los adultos que nos cuidan”.


Atender al corazón del  niño y la niña un compromiso de todos

En su mensaje la Dra. Grellert, nos pide cuidar en primer lugar el propio corazón: “empieza por uno, reconociendo sus propias experiencias adversas, su resilencia, que hoy estamos aquí, que ese corazón necesita ser cuidado, validado que podamos generar nuevos sentido menos hirientes. Eso implica escuchar el niño interior, un compromiso con usted”.


A su vez nos invita a que esta ternura que se experimenta de manera directa pueda ser compartida: “Que no quede con usted, que a partir de su propio proceso pueda derramar la ternura en la familia y en la comunidad, atender al corazón del niño y la niña un compromiso de todos. Reconocer que no vamos solos, estamos acompañados por Dios y con esa ternura vamos a poder construir el Reino aquí mismo en la tierra como es el sueño de Él”.




20 vistas