Síguenos
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • Instagram Social Icon

©  2018 Programa Centralidad de la Niñez. Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM

  • PCN

10 tips para corregir a un niño de manera constructiva

Actualizado: ene 9


El día a día, las obligaciones cotidianas, las preocupaciones laborales y la falta de tiempo pueden generar altas dosis de estrés, por lo que es usual que cuando los pequeños hacen algo mal, los padres descarguen todo lo acumulado sobre ellos. Sin embargo, esta no es la mejor forma de educar a los pequeños, quienes pueden terminar convirtiéndose en personas tímidas, inseguras y con una baja autoestima o, al contrario, pueden desarrollar comportamientos agresivos y desafiantes. La clave consiste en disciplinarlos de manera constructiva.


Estos son algunos consejos útiles a tomar en cuenta al momento de disciplinar a tus niños:


1. Elige el momento adecuado, Lo ideal es que disciplines justo tras la acción o conducta que quieres corregir, por ejemplo, inmediatamente después de que el pequeño le haya pegado a su hermano menor. De esta manera, podrá asociar el regaño con lo que ha sucedido y comprenderá qué ha hecho mal. Si esperas demasiado, es probable que ni siquiera recuerde lo sucedido. Aunque en algunos casos es conveniente esperar como por ejemplo, si está frente a algunos amigos para evitar avergonzarlo.


2. Céntrate en la conducta negativa, evita etiquetarlo con frases comoLos niños que le pegan a los animales son malos”, “Copiar el examen es de mediocres” con esto lo que haces es encasillarlo y afectando su autoestima.


3. No lo atemorices, infundirle miedo hará que te obedezca pero no aportará a su desarrollo emocional y a la confianza que debe tener hacia ti. A la larga, educarás a un niño obediente, pero temeroso, tímido, reprimido y con una baja autoestima.


4. Hazle ver las consecuencias de sus acciones, Para lograrlo debes explicarle que cada acción tiene su consecuencia y que estas pueden afectar a los demás de manera positiva o negativa. Mientras conversas sobre lo sucedido, hazle ver las consecuencias de sus palabras y acciones e intenta que reflexione y entienda por qué no debe volver a comportarse de esa manera.


5. Nunca compares su comportamiento, en ocasiones los padres suelen comparar a sus hijos con sus hermanos, primos o amigos mientras le hacen un llamado de atención. Esto en algunos casos se da de forma inconsciente intentando con la mejor de las intenciones buscar para ellos un ejemplo a seguir. Sin embargo, lo cierto es que este tipo de comparaciones suelen ser nefastas para el pequeño.


6. Evita los gritos e insultos, a esta edad un niño es incapaz de comprender que a veces que por diversos factores los adultos pierden el control y gritan. Para un niño, los gritos de sus padres son un indicador claro de que han dejado de amarles porque no son tan buenos como esperaban.


7. Se coherente siempre, es fundamental que si ya estableciste unas normas de comportamiento seas capaz de mantenerlas en todo momento. Es fatal que un día lo regañes por haber arrancado las plantas y al otro día lo dejes hacerlo.


8. Escúchalo con atención, en ocasiones creemos que tenemos el control sobre cualquier situación y nos creemos poseedores de la verdad, pero esto no funciona en todos los casos con los niños; es necesario que escuches su punto de vista y su versión de lo sucedido de esta manera crearás en él un criterio propio de la realidad y le será más fácil en el futuro manejarse y auto controlarse siendo empático en situaciones problemáticas.


9. No te distancies emocionalmente, Recuerda que debes centrarte exclusivamente en la conducta que quieres corregir, y retirarle las muestras de cariño es como decirle que has dejado de quererle. Por tanto, aunque lo regañes por su comportamiento, hazle saber que le sigues queriendo y es muy valiosa su presencia en tu vida.


10. Nunca pierdas la calma, es sumamente necesario disciplinar desde la calma así tu hijo entenderá que los problemas no se solucionan con violencia y que la mejor vía es el auto control. En este sentido, es necesario que te tomes unos minutos para relajarte realizando unos ejercicios de respiración contando hasta diez puede ser y luego con firmeza pero con calma solucionar la situación con tu hijo.


Te invitamos a firmar nuestro pacto de ternura y pon en práctica estos 10 consejos